domingo, noviembre 20, 2016

Regresa la fina y humorística "La viuda alegre"

El Mercurio

El ballet del británico Ronald Hynd vuelve tras nueve años. Se presenta desde mañana y hasta el sábado en el Municipal de Santiago.  

Maureen Lennon Zaninovic 

"Ronald Hynd es de aquellos coreógrafos cuya genialidad radica en hacer parecer simple lo complejo", escribió la crítica de danza Carmen Gloria Larenas, a propósito de la última vez que se presentó en el Ballet de Santiago, en 2007, una de las creaciones más célebres de este artista británico: "La viuda alegre".

Entre los expertos hay coincidencia en que la fórmula de Hynd para construir es clara: escoge una historia -en este caso ambientada en el París de la Belle Époque - de encuentros y desencuentros entre Hanna, una viuda tremendamente rica, y el conde Danilo. Los personajes están llenos de humor, agilidad, sin dejar de lado sus sentimientos profundos.

Basada en la célebre opereta homónima de Franz Lehár, desde mañana y hasta el sábado 26 de noviembre, la compañía que dirige Marcia Haydée volverá a poner en escena, en el Municipal de Santiago, "La viuda alegre". La producción suma el trabajo del experimentado diseñador Peter Docherty en la escenografía y vestuarios, y a Pedro-Pablo Prudencio en la dirección de la Orquesta Filarmónica de Santiago.

Para hablar de este montaje hay que remontarse a 1975 cuando Robert Helpmann, codirector del Australian Ballet, llegó a un acuerdo con los herederos de Lehár para crear un ballet inspirado en su opereta. Le propusieron a Ronald Hynd que hiciera la coreografía y a John Lanchbery, la adaptación musical.

"Siempre he tenido muy buenos recuerdos del trabajo en Chile. Las funciones del 2007 fueron fantásticas, porque Ronald Hynd estuvo ahí. Trabajar con él es un placer, lo mismo que con esta compañía. 'La viuda alegre' es un ballet muy arriba, alegre, una celebración muy especial con la que el Municipal, además, celebró sus 150 años", rememora Lyn Vella-Gatt, repositora de este espectáculo, instalada en uno de los salones del teatro de Agustinas.

Añade que técnicamente es un ballet difícil, "pero lo más desafiante es la actuación y el tono de comedia: un humor británico muy fino. Ronald Hynd nos ofrece un sentido del humor muy fuerte. El Ballet de Santiago, a través de todos estos años y gracias a que ha montado otros títulos como 'Rosalinda', ha profundizado y conoce bien ese estilo".

Sobre el trabajo de Peter Docherty, Lyn Vella-Gatt destaca que es un reflejo de "lujos y colores muy vívidos. Hanna, por supuesto, viste de negro, pero en el último acto hay mayor color". Y puntualiza que nadie se debería aburrir, especialmente por la variedad de pasos y ritmos. "El primer acto transcurre en un salón de baile, con la ejecución de muchos estilos, como las polcas. En el segundo acto tendremos danzas tradicionales, con mayor carácter y, finalmente, el tercer acto transcurre en el parisino Maxim's con sus bailes de can-can", apunta.

Un estilo refinado

La bailarina estrella Natalia Berríos encarnará a Hanna junto al primer bailarín José Manuel Ghiso. "Este es un papel del que conservo muy buenos recuerdos. Siendo bien chiquita, vi a Sara Nieto como Hanna. Es un título que me ha marcado muchísimo y que no pude debutar en 2007, porque ese año estaba embarazada. Interpretarlo en esta oportunidad, junto a mi esposo José Manuel Ghiso, sin duda que es algo especial", señala Berríos y puntualiza: "Es un sueño. Es un ballet romántico y con ironía. Uno lo disfruta. Acá no estamos ante algo grotesco, sino ante un humor británico refinado".
Los otros elencos incluyen a Andreza Randisek y Gabriel Bucher; Romina Contreras y Rodrigo Guzmán.

PROGRAMARSE:
Municipal de Santiago
Desde mañana, a las 19:00 horas. Entradas desde $3.000.

1 comentario:

Rafael Patricio Vasquez Retamales dijo...

hola tengo dos entradas a $60.000 por si alguien le interesa